Chiang Rai y el Triángulo del Oro

Aunque la ciudad más importante y turística del norte de Tailandia es Chiang Mai , hay otros lugares de esta zona del país, que no pueden ser olvidados. Uno de ellos es Chiang Rai y su impresionante templo Blanco. Uno de nuestros favoritos. Pero nosotros no queremos quedarnos aquí, y queremos seguir descubriendo más del norte de Tailandia. ¡Nos vamos de ruta!

¡Ring, ring! Suena el despertador bien temprano y es que tenemos un día largo por delante recorriendo el norte del país. Hemos dormido poco y mal, ya que Fran ha estado toda la noche con fiebre. Mi insistencia en cancelar la excursión y quedarnos descansando durante ese día para que se recupere al 100%, no sirve de nada. Aunque a decir verdad…en mi caso tampoco hubiera hecho mucho efecto.

Pasan a buscarnos por el alojamiento temprano (aunque como es normal en Tailandia, algo más tarde de la hora acordada). Paciencia con los horarios y puntualidad de los tailandeses, incluidos en los transportes.
La excursión la realizamos en una mini van junto a otros 10 viajeros. El único inconveniente es que la excursión fue exclusivamente en inglés, por lo que se necesitan ciertos conocimientos para poder seguir las explicaciones de la guía.

Como ir a Chiang Rai:

Tenéis varias opciones, según los días que tengáis pensado quedaros.

Si tan solo podéis ir un día, como nos sucedió a nosotros, os recomendamos contratar una excursión para que os vayan llevando a los lugares más destacados.

No os preocupéis por la idea de viajar sin reservar la excursión anticipadamente. Allí hay multitud de lugares donde reservar esta y muchas otras excursiones. Nosotros, ya que vimos que en el hotel nos ofrecían esta excursión, no quisimos buscar más y la contratamos allí directamente por 900THB/persona (25,26 euros) + 150 THB/persona (4,21 euros) por cruzar a Laos. Después vimos que por agencias de la ciudad nos habría salido algo más económica, pero ya fue tarde. Recuerda que puedes leer donde nos alojamos en el post de Alojamiento en Tailandia.

Siempre nos oponemos bastante a los viajes organizados, pero aquí vimos que no nos quedaba otro remedio disponiendo únicamente de un día.

Otra opción que podéis valorar, es el alquiler de transporte para poderos mover con total libertad. Muchos son los viajeros que alquilan una moto en Chiang Mai, para descubrir el norte de Tailandia a su aire.
Si disponéis de más días, no tendréis problema para moveros con transporte público. En este enlace los podéis comprar con antelación, aunque si lo hacéis directamente allí no tendréis problema. Una vez en Chiang Rai, tendréis la opción de contratar excursiones por la zona que os saldrá mucho mejor de precio que si las contratáis desde Chiang Mai.

Aunque una opción a valorar si vais varios días vuelve a ser el alquiler de transporte privado.

Ruta por el Norte de Tailandia:

Que ver en el Norte de Tailandia:

Thaweesin Hotspring:

El primer destino en el que paramos tras hora y media de carretera se trata de unos manantiales de agua caliente. No hay mucho que destacar de este lugar, ya que se trata de una parada totalmente turística. Se puede aprovechar para estirar las piernas e ir al servicio. Y de paso, darte un paseo por los mercadillos turísticos que encontrarás en la zona.

Templo Blanco de Chiang Rai:

Tras la parada de rigor, continuamos nuestra ruta hacia la visita estrella del día. Se trata del Wat Rong Khun o más conocido como el Templo Blanco de Chiang Rai.

Este fotogénico templo se comenzó a construir en 1997 por Charlermchai Khun. Actualmente, todavía hay zonas del templo que están en construcción, y con un poco de suerte, veréis al mismísimo creador trabajando en su propia obra.
La guía de la excursión nos dejó media hora para visitar el templo. Es tiempo suficiente para verlo completamente, pero sin entreteneros demasiado en ningún sitio. Esa es una de las pegas que le vemos nosotros a las excursiones organizadas. Si hubiéramos ido por libre, habríamos dedicado algo más de tiempo seguro.

Una vez en el interior del recinto, para poder acceder al templo tendréis que atravesar un puente que se encuentra rodeado de brazos en alto (simbolizando el deseo). Es una imagen llamativa e incluso diríamos algo estremecedora.

Tras atravesar el puente, accedemos al interior del templo. No os esperéis encontrar las típicas imágenes tradicionales de Buda. Encontraréis algo completamente diferente. ¿Recordáis que en el post anterior (ver post aquí) os contábamos algunos detalles muy curiosos que encontrábamos en algún templo de Chiang Mai, como un pato Donald? Pues el templo Blanco de Chiang Rai no se queda corto. En los murales que se encuentran en el interior del templo, encontraréis imágenes tan sorprendentes como un avión estrellándose en las Torres Gemelas, Doraemon u otros personajes de ficción. No os podemos dejar ninguna foto de estas imágenes tan curiosas ya que en el interior del templo no están permitidas las fotografías. Así pues, tendréis que ir vosotros mismos para encontrarlas.

En el exterior del templo, encontraréis otros edificios dignos de ver. El propio edificio que alberga los servicios públicos es digno de admirar.

Pero hay muchos otros elementos de este lugar, que nos llamaron especialmente la atención…

Aquí es donde hacemos la parada para comer. Nos llevan a todos a un buffet libre que se encuentra al lado del templo blanco. El típico restaurante donde llevan a todos los turistas. Bastante mejorable, la verdad.

Continuamos nuestro camino para realizar una parada muy rápida en el punto más al norte de Tailandia. Aquí es donde se localiza la frontera entre Tailandia y Birmania. Interesante de ver si os va de camino.

Poblado de las mujeres jirafa:

La siguiente parada de la ruta fue el poblado Karen, el poblado de las mujeres jirafa. Este poblado crea una gran expectación ante los turistas. Sin embargo, nosotros optamos por no acceder a el.

Según comentarios que encontramos los días previos organizando el viaje, este poblado es como un zoo humano. Leímos también, que la mayoría de estas mujeres son refugiadas birmanas que son forzadas por el gobierno tailandés a mostrarse ante los turistas, para mantener así esta lucrativa atracción.

Las niñas del poblado, a los cinco años de edad comienzan a ponerse anillos de latón alrededor del cuello. Con el paso del tiempo, van añadiendo más anillos lo que provoca que se comprima la caja torácica y creando ese efecto óptico que vemos de un cuello tan largo.
Nosotros somos incapaces de contribuir en este tipo de prácticas turísticas, por lo que decidimos no pagar la entrada para acceder al interior de la tribu.

Como alternativa, estuvimos dando un paseo por los alrededores donde también había algún puesto para comprar algún regalo artesanal.

Triangulo de Oro:

Después de esta parada, para nosotros totalmente prescindible, continuamos nuestra ruta dirigiéndonos al Triángulo de Oro. Esta zona es importante, ya que es el lugar donde se juntan las fronteras de Tailandia, Birmania y Laos.

Tras pagar el «peaje» de 30 THB/persona (0,80 euros), nos subimos a un barco que nos da la vuelta por el río Mekong, mientras la guía nos explica datos del lugar donde nos encontramos.


El opio antiguamente, no se consideraba una droga, sino que se usaba como una planta medicinal. Por esta razón, esta zona, era un lugar que servía de cultivo y tráfico de opio. Actualmente, el cultivo del opio ha desaparecido en el Triangulo de Oro.
Tras un agradable paseo disfrutando de las explicaciones y de las vistas desde el barco, llegamos a la zona de Laos, una pequeña isla llamada Don Sao.
Lo único que encontraréis es un pequeño mercadillo, donde dar un paseo y comprar algún recuerdo. No hay nada más que destacar la verdad…

Tras regresar nuevamente a Tailandia, es hora de volver a Chiang Mai. Nos depara un viaje de 3 horas y media con alguna parada para estirar las piernas.

CONCLUSIÓN: Tras esta excursión organizada, nos quedamos con un sabor de boca agridulce. Nos esperábamos que no fuera el mejor día del viaje, y así fue. Nuestra opinión sobre los viajes organizados, se vió reforzada.
Por un lado, pensamos que esta excursión es necesaria si quieres conocer el Templo Blanco de Chiang Rai (100% recomendado) en un solo día. El Triangulo de Oro es curioso por el lugar donde te encuentras, aunque consideramos que los kilómetros que haces por ir hasta allí… no merece tanto la pena. Por otro lado sí que nos gustó la ruta con las explicaciones de la guía, mientras podíamos ver los paisajes del norte de Tailandia, totalmente diferentes a los del sur.
Sin embargo, consideramos que la excursión se hace algo pesada. Son demasiadas horas de trayecto, con paradas algunas de ellas poco útiles. Paradas destinadas únicamente al turismo, con el único objetivo de que compres en sus mercadillos.
¿Volveríamos a repetir? Tras la experiencia, creo que no volveríamos a repetir, al menos esta excursión. Tal vez, hubiéramos mirado hacer otra excursión hasta Chiang Rai y conocer esa zona únicamente, sin llegar al Triangulo de Oro. De esta forma nos hubiéramos ahorrado bastante horas de carretera. Otra opción que valoraríamos sería ir nosotros por nuestra cuenta, bien en transporte público o de alquiler.

Más excursiones desde Chiang Mai:

Ruta Chiang Rai + triángulo del Oro

Excursión a un Santuario de elefantes

Excursión a Doi Inthanon

Síguenos y comparte:
error

Sobre

Ver todos los post de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *