Datos prácticos: Fez

Desde hace unos años, Fez comenzó a repuntar como destino turístico en Marruecos. Se está convirtiendo en la nueva Marrakech, pero sin la aglomeración de turistas que encontramos en la capital. ¿Los motivos? Su laberíntica medina, la cual es un asalto para los sentidos. Una mezcla de colores y olores harán que te sumerjas en sus estrechas callejuelas. Pero son muchos más los motivos, por los que nos decidimos visitar la ciudad.

Información útil

  • Idioma: en Marruecos coexisten dos idiomas: árabe marroquí (dariya) y francés. Pero además, más de la mitad de la población conoce la lengua bereber. No obstante, si no conoces ninguno de estos idiomas, tampoco tendrás problema para comunicarte. La mayoría de la población de las zonas turísticas se defiende en inglés e incluso algunos de ellos en español.
  • Moneda: Dirham (MAD). El cambio actual está en 11,13 MAD por euro. Aunque en muchos de los establecimientos aceptan el pago en euros, nosotros recomendamos cambiar la moneda en las casas de cambio que encontraréis por la ciudad. El cambio en las mismas es bastante favorable (¡¡no cambiéis en el aeropuerto y mucho menos en los bancos de España!!)
  • Electricidad: el voltaje es de 230 voltios a 50 Hz, con doble clavia redonda. Es decir, igual que el que usamos en España.
  • Diferencia horaria: Hora del GMT/UTC. Es 1 hora menos que en España (la misma hora que en las Islas Canarias)
  • Teléfono: los móviles funcionan en roaming o con tarjeta SIM local de prepago por aproximadamente 20 MAD (1,80.-€)
  • Seguridad: Fez es bastante segura en comparación con otras ciudades marroquís. Sin embargo, deberéis tener precaución a la hora de caminar a altas horas de la noche por la medina. Además, tened cuidado con los falsos guías y estafadores que seguro que os encontraréis en la medina de la ciudad.
  • Vacunas: no es necesaria ninguna vacuna, aunque sí que hay algunas recomendadas:
    • Hepatitis A
    • Hepatitis B
    • Tetanos
  • Religión: el 99% de la población es musulmana. Aunque durante siglos han existido comunidades cristianas y judías, recientemente han menguado.
  • Guía: además de nuestros propios apuntes que fuimos recabando los días anteriores, hemos usado también la guía de Lonely Planet.

Documentación necesaria:

  • Pasaporte: periodo mínimo de vigencia de seis meses a partir de la fecha de entrada. El visado no es necesario si viajas menos de 3 meses.
  • Seguro de viaje: el sistema sanitario del país no es muy bueno y los hospitales privados de calidad son caros. Así pues, en esta ocasión, os recomendamos viajar con un seguro de viajes contratado.

Programación del viaje:

– 1º día: llegada a Fez
– 2º día: barrio judío, Palacio Real, tumbas Merinides
– 3º día: Medina

Mejor época para viajar:

La mejor época para visitar Fez es en primavera o en otoño. No hace el calor sofocante del verano, ni las bajas temperaturas del invierno. Nosotros, viajamos en octubre y la temperatura era muy buena. Durante el día hacía calor, pero bastante soportable, sin embargo por la noche, la temperatura era ideal.

Otra cuestión a tener en cuenta, es el tema del Ramadán, puesto que durante esos días, la ciudad para su actividad como en el caso de algunos restaurantes o tiendas, presentándose así alguna dificultad para los turistas

¿Como llegar?

Tanto para la ida como para la vuelta, nuestro origen y destino fue Barcelona. La ida la hicimos con la compañía de Ryanair (sí…como véis tuvimos suerte y no nos cancelaron nuestro vuelo como están haciendo últimamente). La vuelta sin embargo, la hicimos con Air Arabia. Era la primera vez que volábamos con ellos y no sabríamos deciros si volveríamos a repetir.

El precio es bastante aceptable (la vuelta nos costó 53 € por persona), como veis nada que envidiar a compañías de bajo coste como Ryanair. Respecto a la puntualidad, le damos un 10. Llegábamos a Barcelona incluso antes de la hora prevista. ¿Que más se puede pedir?

Nuestra única queja es con el espacio que hay entre los asientos. Sin duda, para nosotros es la compañía donde la comodidad más escasea. Fijaros como quedaban las piernas de Fran, ¡¡apenas se podía mover!!

El aeropuerto de Fez llamado Fez Saiss, se encuentra a 15 km de la ciudad.

Para desplazaros al centro de la ciudad, tenéis varias opciones para todos los gustos y presupuestos:

  • Autobús: el número 16 conecta el aeropuerto con la estación de trenes por tan solo 20 MAD (1,80.-€ aproximadamente). La frecuencia de esta línea es cada 30 minutos, y el viaje dura aproximadamente 25 minutos.
  • Grands taxis: es como se llaman a los taxis que llegan hasta el aeropuerto. Cobran una tarifa fija de 120 MAD (10,80.-€)
  • Traslados privados: hay distintas empresas, incluso tu propio hotel, que cuando tú llegas al aeropuerto te están esperando para llevarte a la misma puerta del hotel. Esta es la opción que elegimos nosotros, ya que llegábamos ya por la noche y nuestro riad se encontraba dentro de la medina. Siendo que era la primera vez que estábamos allí, preferíamos asegurarnos que llegábamos sin perdernos ya el primer día. Una de las empresas que organiza traslados privados es Civitatis

Transporte en Fez:

  • Autobús: Fez posee un servicio local de autobuses en la que podéis confiar. Sin embargo, a horas puntas, los autobuses van llenos de gente por lo que deberéis tener especial atención con los carteristas.
  • Taxi: los petits taxis son los taxis más comunes de la ciudad (los de color rojo). Generalmente, el taxista pone el taxímetro sin ningún problema, pero si no es así pedidle que lo ponga. En todas las puertas de la medina, hay paradas de taxi, por lo que no tendréis problema si necesitáis parar uno.

¿Donde duermo?

En Marruecos hay una amplia variedad de alojamientos para todos los gustos y bolsillos: hoteles de alta categoría, hostels, apartamentos o nuestra opción favorita, los típicos riads.

Un riad es una casa tradicional reformada para poder alojar a los huéspedes, pero siempre manteniendo su esencia. Suelen ser bastante famosas por la atención tan especial que se recibe y la tradicional comida que se puede disfrutar aquí.

Nuestra elección fue «Riad Haj Palace». En un principio lo elegimos por las buenas opiniones que leímos de otros huéspedes, su inmejorable ubicación y su precio.

Ubicación: se encuentra en la medina de la ciudad, a escasos metros de la calle principal Talaa Kebira. Ideal para poder visitar la ciudad fácilmente.

Instalaciones: La habitación contaba con baño privado, zona con sofa y televisión y unas escaleras que nos conducían a la planta superior donde encontrábamos la habitación.



Además, el riad contaba con un patio que estaba habilitado para poder comer y cenar comida tan típica marroquí como cuscús o tajín.

En la última planta del riad, podréis encontrar también una azotea con alguna mesa donde pasar un agradable rato charlando con Moha (el dueño del riad), acompañados de un té de menta.

Precios: el riad dispone de distintas categorías de habitaciones:

  • Habitación doble: desde 40,50.-€/noche para 2 personas
  • Suite estándar: desde 63.-€/noche para 3 personas
  • Suite Junior Deluxe: desde 225.-€/noche para 4 personas



Booking.com

Que comer:

Lo normal es que los alimentos sean frescos, caseros y naturales. Casi todos los ingredientes se cultivan en pequeñas cantidades, sin transgénicos ni fertilizantes químicos, y a la vieja usanza. Esta forma tradicional de cultivar, se nota en el primer bocado.

¿Pero que comidas son las más típicas y que no podéis dejar de probar?

  • Cuscús: granos de sémola de trigo duro cocinado con verduras, carne de cordero, pollo o ternera. Se trata del plato más típico marroquí, sobretodo los viernes (el día en el que los marroquís tienen su día de fiesta)
  • Tajín: tal vez sea la forma en la que se cocina (en una cazuela de barro con una tapadera de forma cónica), pero esta comida tan tradicional nos encantó. Hay distintas variedades, las más conocidas Tajin de cordero con almendras, ciruelas y legumbres y tajin de pollo con limón, aceitunas y una salsa de tomate algo picante.

  • Harira: esta sopa, es con la que los marroquís rompen el ayuno los días del Ramadán. Esta cocinada a base de carne, legumbres y tomates. Como veis, es un plato bastante contundente.

Regateo:

El regateo en Marruecos es un hecho que no podéis obviar. Seguramente que en la Medina os querréis comprar todo lo que veáis, pero si no os queréis ir con los bolsillos vacios, no os olvidéis regatear!!

Nosotros ni nos gusta regatear ni se nos da bien, pero tras escuchar los precios que nos pedían…te acabas acostumbrando. Como consejo…no se os ocurra pagar más de la mitad del dinero que os pidan en un principio.

Lo que menos nos gustó:

  • Hay tantas mezquitas que desde la puerta pudimos comprobar que eran tan bonitas…sin embargo al no ser musulmanes no pudimos disfrutarlos como nos hubiera gustado.
  • Tráfico: conducir por Marruecos, sobretodo por las ciudades es una actividad de alto riesgo. Sobretodo en las rotondas….PRECAUCIÓN!!!
  • Estafadores y falsos guias: aunque Marruecos nos ha parecido un país con bastante seguridad, hay que tener bastante cuidado de estos timos. Os intentarán convencer que os acompañan a cualquier sitio, que os llevan a algún rincón especialmente bonito…tened cuidado!! Por lo demás, el país es muy seguro y su gente es encantadora, por lo que esto, no sea un factor para disfrutar vuestro viaje al 100%

Lo que más nos gustó:

  • Tour por la medina: descubrir la medina acompañados de nuestro guía Abdula, fue toda una experiencia. Pudimos acceder a lugares que yendo solos no hubiéramos podido descubrir. Nos encantó pasear por las callejuelas de la medina no tan frecuentadas por los turistas.
  • Riad: ha sido todo un placer alojarnos en este riad tan típico. Pudimos disfrutar de 3 días de tranquilidad, amabilidad y tradición marroquí.
  • Cambio cultural: nos gusta conocer otras culturas, otras formas de vivir completamente distinta a la que estamos acostumbrados aquí. Abdula nos ayudó a conocer el día a día en Marruecos, muchos detalles que desconocíamos.

Presupuesto:

Síguenos y comparte:
error

Sobre

Ver todos los post de

2 comentarios de “Datos prácticos: Fez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *