Lo mejor de Berlin para visitar

Nuestro cuarto y último día en Berlin y todavía nos quedan un montón de lugares por visitar. Para ello, nada mejor que un free tour que nos lleve por los lugares más turísticos de Berlín. Como guinda al día, una visita por los subterráneos de la ciudad. La mejor forma de conocer la esencia de la capital alemana que tanta historia tiene.

Como hemos hecho Fran y yo en otros viajes por Europa (Londres, Amsterdam, …), cogimos hora para un free tour por el centro de la capital alemana. La compañía que escogimos nosotras fue Sandemans, pero tenéis multitud de opciones con otras empresas.

¿Que todavía no conocéis este tipo de tours?

Pues bien. Tú recibes la visita guiada por la ciudad de forma totalmente gratuita como su nombre indica. Cuando finaliza la visita, tú pones el precio que consideres oportuno. ¡A nosotros nos encanta esta opción! Pero recordad que para los guías que trabajan así, es su forma de vida por lo que seamos justos.

El tour comienza en la Puerta de Brandenburgo. Tras las presentaciones oportunas de nuestro guía, comienza la visita por el centro de Berlín.
Os dejamos un mapa con la ruta que hicimos y los lugares más característicos que visitamos.

¡¡Comenzamos!!

Puerta de Brandenburgo:

No podemos comenzar el tour en otro lugar que no sea el icono berlinés más famoso y fotografiado.

La puerta de Brandenburgo quedó atrapada tras el Muro durante la Guerra Fría, pasando a ser símbolo de reunificación cuando la odiada barrera cayó en el año 1989. Actualmente, es el escenario para los acontecimientos más importantes de los berlineses: Año Nuevo, festivales y grandes eventos.

¿Pero sabéis cual es su origen? Este famoso monumento, fue encargado por el rey Federico Guillermo II de Prusia como símbolo de paz, siendo finalizado en 1791. Para su construcción, el arquitecto se inspiró en nada menos que en la impresionante Acrópolis de Atenas.

Coronando el monumento, podremos ver la escultura «Cuadriga» que representa a una sublime diosa pilotando un carro tirado por cuatro caballos. En un principio, esta diosa representaba a la diosa de la paz, pero más tarde pasó a ser la diosa de la victoria.

Tiergarten:

Aunque con el tour no paseamos por este parque, os recomiendo que cuando os sintáis agobiados de la ciudad, os déis un respiro aquí. Se encuentra justo detrás de la puerta de Brandenburgo y constituye uno de los mayores parques urbanos del mundo.

Es ideal para ir a pasear, a relajarse o a hacer un picnic. Para gustos los colores 😉

No os asustéis si de repente os encontráis a alguien desnudo tomando el sol. Hay rincones en este parque, donde esta práctica es muy habitual. En esta foto tomada desde las alturas, os podéis hacer una idea de la extensión de este parque.

Reichstag:

Muy próximo al parque, encontramos el Parlamento alemán, otro de los edificios icónicos de la ciudad.

Con el tour tampoco pasamos por aquí, pero siendo que se encuentra tan próximo, no os lo podéis perder.
Os recomiendo que reservéis entradas anticipadas para poder subir a su cúpula y disfrutar de las vistas de la ciudad desde las alturas, tal y como os conté en el post de los preparativos del viaje. Reservar entradas anticipadas.

Si se os olvidó reservar las entradas online, podéis hacerlo en la oficina que se encuentra en frente del Parlamento. Generalmente, quedan entradas para los días siguientes. Así tendréis una segunda oportunidad para no perderos estas bellas vistas.

Además, la visita incluye de forma gratuita un audioguía gratuito, en el que os irá explicando cada una de las vistas que disfrutáis, además de la historia y curiosidades de la famosa cúpula del Parlamento.


Monumento del Holocausto:

Volvemos a nuestro free tour y llegamos a otro de los lugares más visitados y tristes de la ciudad.

El monumento del Holocausto, inagurado en 2005, es el principal de cuantos recuerdan en Alemania el genocidio realizado por los nazis.

Tiene el tamaño de un campo de fútbol. Consta de 2711 estelas de hormigón de igual tamaño pero alturas diferentes, que se alzan sobre un ondulado terreno. Cuando te sumerges en este laberinto, puede dejarte impasible, sin embargo, tras unos minutos en el, puedes sentir el frío de las columnas, e incluso sentirte perdido y claustrofóbico.

Búnker de Hitler:

Seguimos con el tour y de repente nos detenemos en un aparcamiento. Miramos a nuestro alrededor y no vemos nada que nos llame la atención.

El guía entonces nos explicó que bajo nuestros pies, se encontraba el búnker que había sido destinado a proteger a los altos mandos del Estado y las fuerzas Armadas de la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Además, según algunos relatos, este mismo escenario fue donde Hitler se suicidó junto a su recién esposa, un 30 de Abril del año 1945.

Checkpoint Charlie:

Llegamos a otro de los iconos de Berlin. Nosotras ya estuvimos unos días atrás, pero nunca viene mal una explicación del lugar, de un experto en la materia.
Os hablaba de esta famosa plaza, en el post: Que ver en Berlin.

Gendarmenmarkt:

Seguimos nuestra ruta y llegamos a la plaza considerada la más bonita de la ciudad, Gendarmenmarkt. ¿La recordáis? Os hablamos ya de ella en el post: Que ver en Berlin.

Babelplatz:

Finalizamos el tour en esta plaza de la que también os hablé en el post anterior: Que ver en Berlín.

Es verdad que hemos recorrido lugares que ya habíamos visto días anteriores, pero nos ha ido fenomenal este tour para conocer más curiosidades de cada uno de ellos. De verdad, os lo recomiendo 100%!!

Nos vamos a un restaurante cercano y tras ponernos las botas comiendo codillo (plato típico alemán), cogemos el metro para irnos a nuestra siguiente visita.

Berliner Unterwelten:

Esta fue una de las visitas que más me gustaron, y por lo tanto, considero que es un imprescindible en vuestro viaje a Berlin.

Esta empresa, ofrece al visitante, conocer los subterráneos de la ciudad.

Recorriendo el subsuelo, podremos conocer como se utilizaron los búnkers durante la guerra, quienes los utilizó y cuantos llegaron a entrar durante los últimos días del conflicto. Conocer como fue el día a día de los berlineses que se aglomeraban en su interior, a través de las historias que nos iba contando el guía. La piel de gallina durante la hora y media que duró la visita.

¡¡CONSEJO!! Si sufrís de claustrofobia, tened en cuenta que se trata de espacios cerrados, y en ocasiones estrechos. Para vuestra tranquilidad, una persona, acompaña al grupo durante toda la visita, por si alguien necesita salir.

Para acabar el día, volvemos a coger el metro que nos llevará de vuelta a la isla de los museos: Museumsinsel

Museumsinsel:

Repartido en cinco majestuosos museos, el complejo ocupa la mitad norte de la isla de Spree.

A través de sus museos, podréis disfrutar 6000 años de obras de arte, objetos, esculturas de Europa y del resto del mundo.

Tenéis opciones para todos los gustos.

Si queréis descubrir antigüedades griegas, etruscas y romanas, vuestro museo es el Altes Museum. Si preferís arte europeo, vuestra elección tendrá que ser la Alte Nationalgalerie. Sin embargo el mayor reclamo de la isla es el Pergamonmuseum con arquitectura del mundo antiguo. El cuarto museo que encontraréis se trata del Bode-Museum, en la punta norte de la isla, donde encontraréis esculturas medievales.

Sin embargo, nuestra elección no fue ninguno de estos museos. Nos gusta el arte egipcio, y por esta razón, el museo que visitamos no podía ser otro que el Neues Museum.

Neues Museum:

Un idóneo museo para los amantes del arte egipcio.

Estamos ante el hogar de la reina Nefertiti, el mayor reclamo de este museo. Este busto se encontró en excelente estado de conservación durante una expedición arqueológica en Armana.

Otra obra famosa en el museo es la Cabeza Verde de Berlín, la cabeza de una sacerdote tallada en pizarra verde.

Sin embargo, paseando por cada sala del museo, descubriréis una amplia colección de papiros, antigüedades troyanas o la enorme escultura del dios del sol Helios.

Acabamos nuestro último día en Berlin. No veáis como nos ha cundido y estamos agotadas.

Al día siguiente todavía tenemos unas horas de la mañana, pero las aprovecharemos para hacer las compras oportunas para llevar algún regalito a la familia.

Nos quedaba por delante una tarde larga hasta llegar a Zaragoza. Si a la ida no tuvimos ningún problema con Ryanair, en la vuelta tuvimos algún percance con Iberia, tal y como os conté en el post de datos prácticos de Berlin.

Hasta aquí mi primer viaje a Alemania, aunque seguro que no el último. Durante estos días, Berlin me ha permitido transportarme a su trágica historia. Me ha estremecido y me ha hecho recordar los errores que los hombres somos capaces de cometer.

¡¡Hasta pronto amigos!! ¡¡Hasta el próximo viaje!!

 

Síguenos y comparte:
error

Sobre

Ver todos los post de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *